Camino del Calvario y encuentro con la Verónica

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


Camino del Calvario y encuentro con la Verónica

Entre pilares renacentistas, la Verónica presenta a Jesús un paño para que seque su sudor. El tema de El Calvario aparece en la parte superior del tapiz.



Jesús y la Verónica

El carácter narrativo, analógico y anecdótico de la escena es característico de los tapices pre-renacentistas. Entre un abigarrado conjunto de figuras en el primer plano, la Verónica se aproxima a Jesús para enjugar su rostro con el lienzo que sostiene entre sus manos. Cristo con la cruz a cuestas, camino del Calvario, es empujado por el burlesco sayón que tira del cordón de su túnica. Le ayuda a cargar con el peso de la cruz el Cirineo, probable retrato del tapicero Pieter van Aelst, como indica su firma inscrita en la orla sobre su rodilla.


Al paso de Cristo

María, al paso de su hijo, cae desfallecida en los brazos del apóstol Juan, acompañado por las tres Marías, que contemplan la escena con profundo dolor. Tras ellos, el cortejo de trompeteros, centuriones, abanderados y diferentes sayones que azuzan a los reos. Destaca el sayón negro que porta una maza y en cuya túnica leemos la palabra MORI.


El Calvario

En el plano superior, el Calvario. Cristo muerto en la cruz es atravesado por la lanza de Longinos. Juan sostiene a María, derrumbada a los pies de la cruz, y la Magdalena arrodillada alza los brazos en oración. El alma de Dimas, el buen ladrón, crucificado a la derecha de Cristo, es recogida por dos ángeles. Los demonios se apoderan de la del mal ladrón, crucificado a la izquierda.


Decoración renacentista

A pesar de la presencia de elementos decorativos renacentistas como los candelieri y los putti de las pilastras, que flanquean las escenas de esta serie de la Pasión —similares a los a La leyenda de Herkenbald, tejida en Bruselas y finalizada en 1513— la distribución arquitectónica recuerda a los tapices retablos del pre-Renacimiento.


Flores y frutos

La cenefa, una abigarrada guirnalda continua de flores y frutos, es característica de los tapices bruselenses de este periodo.


Leyendas

La firma AELST del tapicero Pieter Van Aelst se lee claramente en el orillo del manto de Simón de Cirene, lo que ha permitido clasificar este paño como parte de la producción del tapicero de cámara de Felipe el Hermoso y de Carlos V, durante el segundo decenio del siglo XVI.


Serie La Pasión de Cristo

Primer paño de los conservados en Patrimonio Nacional

Modelo Cartonistas del círculo de Jan van Roome y Bernard van Orley

Manufactura Pieter van Aelst, Bruselas, h. 1511-1518

Materia Oro, plata, seda y lana

Medidas 298 x 309 cm

Situación Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Procedencia Colección de Margarita de Austria, heredada por Carlos V

Exposición Salones de Honor

Patrimonio Nacional Inv. 10005834



CHC



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas