Cerco de Arcila

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


Cerco de Arcila
Los asaltantes llevaron desde Portugal la madera suficiente para construir un cerco a la ciudad que les protegiera de posibles refuerzos enemigos. Este segundo paño de la serie describe los pormenores del asedio y constituye un inmejorable documento sobre las primeras armas de fuego y los cambios en el arte de la guerra a comienzos de la Edad Moderna. Lamentablemente, el tapiz no conserva completa la leyenda superior, que aparece cortada.

El campamento portugués

A diferencia del primer tapiz, en este caso se representa tan solo una escena en todo el paño. Se trata del campamento portugués, rodeado de una empalizada de madera y un foso, y cuyo perímetro aparece cuajado de aspilleras. Los escudos de Portugal, junto a la cruz de san Jorge y la divisa de Alfonso V, sirven de decoración a los muros. Este recinto permitía organizar el cerco de la ciudad al tiempo que defenderse de los posibles refuerzos que pudieran acudir en socorro de los sitiados. Mientras, en el mar, pues Arcila era una plaza costera, la flota lusa bloquea el acceso a la ciudad.


Alfonso V y el príncipe Juan

El campamento cuenta con dos entradas. Por la derecha accede el rey Alfonso V, y por la izquierda el príncipe Juan, ambos anunciados por los trompeteros y precedidos por sus banderas -el rodizio en el caso del rey, y un pendón de campo de oro y bordura de gules, que identifica al heredero- con las cuales se adornan también las trompetas de los músicos. Los personajes reales visten armadura pesada y sus caballos portan bardas y gualdrapas. Sobre el rey y el príncipe recae el protagonismo de la escena, dentro del programa de exaltación del monarca que se despliega en la serie de tapices.


Incipientes armas de fuego

La guerra estaba cambiando a pasos agigantados a finales del siglo XV. El uso de la artillería y las armas de fuego convivía con el equipamiento caballeresco más propio de la Edad Media, como el portado por el rey y su hijo. Diversas bombardas y otras piezas de artillería pueblan el campamento portugués, donde podemos ver a algún soldado disparando su serpentina (antecedente del arcabuz), mezclado con el grueso de las tropas, pertrechadas con lanzas, espadas y ballestas. Entre los defensores de Arcila también se ven espingardas y serpentinas, junto a lanzas y saetas.


El asedio

Según las crónicas, los portugueses sometieron a la ciudad a un continuo bombardeo de tres días, que logró derribar parte de la muralla defensiva de la misma. En el tapiz vemos a los artilleros que sirven las piezas, bombardas fundamentalmente –algunas protegidas del fuego opuesto mediante manteletes–, efectuando sus disparos contra los muros enemigos, cuyo efecto se deja ver en las defensas de la ciudad, representada como un abigarrado conjunto de edificaciones, de aspecto poco morisco.

El detalle con que se muestranarmas y pertrechos convierte a estos tapices en una fuente interesantísima para el conocimiento de la guerra a comienzos de la Edad Moderna, más allá de la narración de lo acaecido en Arcila en 1471.


Serie Paño número 2 de Conquista de Arcila y Tánger por Alfonso V de Portugal (Tapices de Pastrana)

Manufactura Talleres de Tournai, probablemente manufactura de Passchier Grenier

c. 1471-1475

Composición Seda y lana

Medidas 428 (izq.) / 422 (der.) x 1078 cm

Situación Museo de la colegiata de Pastrana (Guadalajara)

Procedencia Donación del IV duque de Pastrana y VIII del Infantado en1667



MAZ y JPM



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas