El botín de Cannas

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


El botín de Cannas

De todas las victorias que alcanzó Aníbal sobre los romanos, la de Cannas fue la más importante. Acaecida el 2 de agosto de 216 a. C., esta batalla estuvo a punto de ser la definitiva para que los cartagineses ganasen la II Guerra Púnica, pero los romanos, con el paso del tiempo, se recuperaron y terminaron por expulsar de Italia a Aníbal, al que derrotó definitivamente Escipión el Africano en la batalla de Zama, en Túnez.



Haciéndose con los anillos

Aníbal recorrió Italia desde el norte y, sin llegar a entrar en Roma, se dirigió a la región de Apulia, donde libró la batalla de Cannas, enclave junto al río Ofanto. En el tapiz no se muestra el episodio bélico en sí, sino el momento en que los cartaginenses se hacen con las pertenencias, especialmente con los anillos, de los vencidos cuyos cadáveres se amontonaban como resalta Tito Livio “Había tantos miles de romanos yaciendo”. En primer plano el vencedor está junto al botín, compuesto por un gran número de anillos que se han colocado en un saco y en otro recipiente que parece dispuesto para ser pesado. Dos mujeres acuden con anillos a la vez que Aníbal parece solicitar a uno de sus guerreros que entregue el que ostentosamente exhibe.


Un despliegue táctico insuperable

La batalla de Cannas fue un éxito táctico de tal importancia que aún sigue siendo objeto de estudio en las academias militares. El ejército romano contaba con unos 80.000 efectivos, más que sus enemigos, pero cayeron en la trampa de Aníbal. Éste colocó a la caballería en el centro y la hizo avanzar. Al chocar con la mejor preparada infantería romana, Aníbal ordenó replegarse de manera ordenada, pero los contendientes entendieron que era una huída y dirigieron todo su empuje hacia el centro de la formación. Sin embargo, las huestes cartaginesas acabaron formando un arco que se fue estrechando y del que los romanos no supieron salir. A la vez, la caballería cartaginesa, conducida por Asdrúbal, hermano de Aníbal, derrotó con rapidez a la enemiga y se colocó en la retaguardia. Cerrado el círculo, los romanos fueron hostigados desde todos los lados y desconcertados cayeron con rapidez.


Leyenda

Como en los demás paños de la serie, la inscripción se ajusta perfectamente a la escena representada: HOS VBI IAM STRATOS DVRO CERTAMINE LINQVT / MVLTVM AVVRI TREPIDIS SVPPVTAT ARICVLIS (A cuantos quedaron tendidos en la dura liza, arranca mucho oro de sus temblorosas manos).


Serie Cuarto paño de los conservados de La Historia de Aníbal

Modelo Maestro anónimo de los Países Bajos

Manufactura Talleres de Bruselas, c. 1570

Composición Lana y seda, 6,5/7 hilos por cm

Medidas 346 x 479 cm

Situación Catedral de Zamora

Procedencia En la catedral desde el siglo XVII

Exposición Museo catedralicio



MAZ



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas