Gedeón y el ángel

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


Gedeón y el ángel

Es el paño de menor tamaño de la serie en el que se representa, en primer plano, la aparición de un ángel del Señor a Gedeón, que se muestra sorprendido y que los liceros supieron tejer con vivos colores. La orla ha sido modificada en la parte inferior después de que se perdiese un fragmento original, si bien aún se puede distinguir la marca B▼B, que remite a Bruselas como lugar de manufactura.



El Pueblo Elegido se olvida de Dios

Cuando los israelitas alcanzaron la Tierra Prometida pronto se olvidaron de sus padecimientos durante la esclavitud de Egipto y relajaron su obediencia a Yahvé. Éste decidió castigarlos y los puso bajo el yugo de los madianitas, que expoliaban sus rebaños y cosechas. Pero Yahvé se apiadó de su pueblo y decidió que la liberación la llevaría a cabo Gedeón, al que se lo comunicó mediante un enviado divino.


Fiel a la Biblia

El relato sigue literalmente al del Antiguo Testamento (Jueces 6, 11-24). Gedeón, “que estaba batiendo trigo en el lagar, para ponerlo a salvo de los madianitas”, así se muestra la vara en su mano y un capazo detrás, y un edificio que sería el lagar, recibe la vista de un ángel que le dice “Yahvé está contigo, valiente guerrero”. Gedeón, que lleva una coraza para demostrar su condición de guerrero, se muestra sorprendido e incluso duda de su elección, pues “mi familia es la más mísera de Manasés y yo soy el más pequeño de la casa de mi padre”. Ante la insistencia del ángel, Gedeón le pidió una prueba, que consistía en que no se alejase del lugar hasta que él preparase un sacrificio consistente en un cabrito y panes ácimos.


La aparición del ángel prefigura episodios del Nuevo Testamento

No se movió el ángel y cuando Gedeón tuvo preparado el sacrificio le dijo que pusiese las ofrendas sobre una roca, “entonces el ángel de Yahvé extendió la punta del bastón que tenía en la mano y tocó la carne y los ácimos. Salió entonces fuego de la roca, que consumió la carne y los ácimos”. La escena es perfectamente visible en segundo plano, incluso la acción del ángel y la sumisión de Gedeón a los designios divinos. Inmediatamente el ángel se marchó, escena que en el tapiz se muestra cuando se eleva con las alas desplegadas. La aparición del ángel a Gedeón prefigura la Anunciación y la Oración de Huerto, episodios del Nuevo Testamento en los que intervienen ángeles enviados por Dios.


Referencias

M. Mora, “Tapices de Albarracín”, Revistas de Archivos, Bibliotecas y Museos, IX (1905), pp. 97-107.

C. Rábanos Faci, Los tapices en Aragón, Zaragoza, 1978.

A. Almagro Gorbea y E. Arce Oliva, Palacio episcopal de Albarracín, Zaragoza, 2011.


Serie Historia de Gedeón

Primer paño de la serie

Modelo Atribuido a Maerten van Heemskerck

Manufactura Frans Geubels, Bruselas, tercer cuarto del siglo XVI

Materia Seda y lana

Medidas 371 x 270 cm

Situación Museo Diocesano de la catedral de Albarracín (Teruel)

Procedencia En la catedral de Albarracín desde 1608. Legado del obispo Vicente Roca de la Serna



MAZ



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas