La Fortuna. Camino de los Honores

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


La Fortuna. Camino de los Honores

El quinto paño de la serie Los Honores está dedicado a la diosa Fortuna, quien reparte rosas a sus favorecidos y piedras a sus víctimas. Además, aparece tejida en el frente de la embarcación de Niobe, a la derecha de la composición de este tapiz, la fecha de coronación de Carlos V como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.



El Templo de La Fortuna

La diosa Fortuna atraviesa el firmamento, cabalgando con los ojos vendados. Esparce rosas con la diestra sobre los afortunados, pero con la siniestra arroja piedras sobre sus víctimas. En el eje central, bajo ella, el templo y la rueda de la Fortuna gobernada por una mujer, inestables sobre las procelosas aguas de los mares. Como cambiante es la Luna, representada en sus distintas fases sobre las banderolas de Julio César y Romulda, portaestandartes de la diosa. La corona, el cetro y la espada, atributos imperiales, rematan la rueda.


Los desventurados y los afortunados

A ambos lados de este eje central, se desesperan a la derecha los desventurados, heridos por los rayos de Vulcano; los afortunados se sitúan a la izquierda, presididos por Febo. Unos y otros son personificaciones y ejemplos morales del tema central, extraídos de la mitología, la historia antigua y la historia bíblica.

Cada personaje se identifica, tanto por los atributos que le caracterizan, como por sus nombres latinos, que figuran tejidos en el campo del tapiz. Sobre la rueda de la fortuna central, apoyada en el pie del presente, PRESENS, leemos sobre las bandas que la circundan, PROSPERITAS, HONOR, ADVERSITAS, PAVPERITAS. Las dos ruedas del futuro, FVTVRUM, según indican sus bandas, la limitan a izquierda y derecha.


Leyendas

Las tres cartelas de la cenefa superior, imitan filacterias de seda roja y amarilla con letras doradas, donde leemos:


Omnia vel voto longe meliora feruntur

Ipsaque Mors presens, Sorte favente, fugit.

[Sin duda, cuando se cumple un viejo deseo, sienta mucho mejor,

y hasta el mismo peligro de muerte puede conjurarse, si la suerte es favorable].

Hinc espargens Fortuna rosas, hinc saxa volutans

Ludit et arbitrio cuncta suopte regit.

[La Fortuna esparce aquí rosas, y allá hace rodar las piedras,

rige todo a su propia antojo y arbitrio].

Nil nisi triste cadit quibus est fortuna sinistra

Milleque funestis Mors venit atra modis.

[Tan sólo tristezas acaecen a quienes es siniestra la Fortuna,

y a miles de desdichados se les presenta la Muerte con sus negros hábitos].

Tres cartelas más figuran en el campo del tapiz.

La que ocupa el pórtico central del Templo de la Fortuna, con una cita de Salustio: Fortuna/ in omni re domina/tur. Salusti

[En todo ejerce su imperio la Fortuna. Salustio].

La cita de Séneca (en su tragedia Tiestes, Acto III, vv. 615-616): Nemo confidat nimium secundis/ nemo desperet meliora lapsis

[Nadie confíe mucho en la prosperidad, nadie en la adversidad pierda esperanzas] se encuentra a la izquierda de la pira en que está atado Creso.

Y la que se desploma con la columna resquebrajada de la derecha: Res deus nostras celeri/ citatas turbine versa[t]

[nuestros asuntos los hace girar dios en veloz torbellino], también de Séneca (Tiestes, Acto III, vv. 621-622).


Serie Los Honores

Quinto paño de la serie

Modelo Cartonistas del círculo de Bernard van Orley y Jan Gossaert de Mabuse

Manufactura Pieter van Aelst, Bruselas, h. 1520

Composición Oro, plata, seda y lana

Medidas 490 x 860 cm

Situación Palacio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Procedencia Colección del emperador Carlos V

Exposición Sala de los Honores. Museo de Tapices del Palacio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Patrimonio Nacional Inv. n. 10026276



CHC



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas