La Justicia

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


La Justicia
La Justicia se consideraba la principal de las Virtudes cardinales en el Renacimiento, ya que era necesaria para el correcto funcionamiento de las otras tres: Fortaleza, Prudencia y Templanza. El origen de este pensamiento estaba en Platón, quien resaltaba que a ella correspondía regular la conducta de los ciudadanos para poder alcanzar la armonía social. Se representaba como una mujer con una espada -símbolo del poder- y con la balanza, muestra de su imparcialidad. A partir del siglo XVI también aparece con una venda en los ojos para resaltar su ecuanimidad, si bien en épocas anteriores tener los ojos cerrados era una alegoría de la ausencia de juicio, propia de la Fortuna o Cupido.

La espada y la balanza

Preside el paño la imagen de la Justicia, con la espada y la balanza y sin venda en los ojos, rodeada de escenas que manifiestan la justicia divina, como la que muestra, en la parte superior, a Noé junto al arca, único “varón justo” a los ojos de Dios (Génesis 6, 9), quien se salvará del Diluvio.


Salomón, prototipo de la Justicia

Sin embargo, la escena principal es la que se desarrolla a los pies de la Justicia, en primer plano. Se trata del juicio de Salomón, paradigma del fallo justo. El rey había pedido a Dios “un corazón prudente para que sepa juzgar a tu pueblo y discernir entre lo bueno y lo malo”, y mostró su sabiduría cuando dos mujeres pugnaban por un hijo, pues ambas habían sido madres y solo un niño había sobrevivido. El rey Salomón, coronado y con la vara de mando, ante la porfía de las mujeres por ser madres del recién nacido, ordena que lo dividan en dos, lo que va a hacer el soldado de la izquierda que se apresta a sacar su espada. La criatura fallecida separa a este grupo de las mujeres, en el que la falsa madre del niño vivo se dispone a entregarlo para que se cumpla la orden del rey, “que no sea ni para mí ni para ti, que lo partan”, mientras que la que sabe que es su hijo, con gran dolor decide que se lo den a la otra para que se salve (1Reyes 3, 9-27). Al ver el proceder de las mujeres, Salomón descubrió quién era la verdadera madre y todo el pueblo de Israel conoció “que en él había sabiduría divina para administrar justicia”.


Inscripciones

En una cartela en la parte superior se lee IUSTITIA ES PERPETVA VOLVNTAS IVS SVVM VNICVIQVE TRIBVENS (Justicia es la permanente voluntad de dar a cada uno lo suyo)


Serie Las Siete Virtudes

Modelo Cartón según Michiel Coxcie

Manufactura Bruselas. Manufactura de Frans Geubels, c. 1560-1570

Composición Seda y lana

Medidas 330 x 450 cm

Situación Catedral de Burgos

Procedencia Donación a la catedral, en 1599, del obispo Cristóbal Vela de Acuña

Exposición Capilla de Santiago (Museo)



MAZ



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas