La Justicia (Los Honores)

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


La Justicia (Los Honores)
Noveno y último paño de la serie según el catálogo de Patrimonio Nacional, séptimo en el programa iconográfico, dedicado a la Justicia. Encontramos personificaciones de otras virtudes, que aparecen como mujeres lujosamente vestidas, así como ejemplos históricos, bíblicos y mitológicos que pasaron a la Historia por su carácter justo o por ser castigados en el Infierno.

El trono de la Justicia

En la parte central del tapiz se encuentra la Justicia, personificada esta Virtud cardinal como una mujer con corona y sentada en un trono, con los atributos clásicos: la espada y la balanza. La Justicia premia a los justos y castiga a los malvados, por ello, a sus pies, condenado y esposado, se encuentra el emperador romano Nerón. A ambos lados, sujetando el baldaquino del trono y portando dos estandartes con el símbolo de la justicia real, la Abeja Reina, encontramos dos personajes caracterizados por esta virtud: a la reina Tomiris en la izquierda y a Escipión a la derecha. Y, como en otros paños de la serie, volvemos a encontrarnos con la Fortaleza a la izquierda, sujetando la torre de la que saca una serpiente/dragón con una mano y la Templanza, a la derecha, que sostiene el reloj y los anteojos. Sentadas en una estructura semicircular en la parte baja del trono, se encuentran algunas de las virtudes que componen la Fortaleza y la Templanza: a la izquierda la Concordia, la Observancia y la Verdad, mientras que la Vergüenza (Verecundia), la Buena Fe (Fiducia) y la Misericordia se sitúan a la derecha.


Collares de oro como premio

En la parte inferior del tapiz un numeroso grupo de personajes históricos, bíblicos y mitológicos accede al edificio donde se encuentra el trono de la Justicia para ser recompensado. En el centro podemos ver cómo otras tres Virtudes entregan el premio: un collar de oro. La Gracia está colocando uno rey David y acaba de conceder el premio al bíblico Jacob. A la izquierda, la Reverencia sostiene entre sus manos el collar destinado a la bíblica Rebeca, mientras su marido Isaac espera su turno. Tras ellos se encuentra los padres de Isaac, Abraham y Sara. A la derecha, la Dignidad es la encargada de entregarlos a dos de las mujeres ejemplares del Antiguo Testamento: Raquel, la segunda esposa de Jacob, y Ester, la reina de Persia. En ambas esquinas inferiores del tapiz se encuentran otros personajes que esperan recibir tal premio, entre los que destacan, a la izquierda, la mitológica princesa Camila, el último de rey ateniense, Codro, el emperador romano Antonino Pío y la bíblica Judzith entrando por el arco. En el grupo de la derecha puede reconocerse a la matrona romana Veturia, que mira hacia el trono de la Justicia, seguida de una mujer cuya inscripción dice Placelia (podría tratarse de la emperatriz romana, de origen hispano, Aelia Flavia Facila, primera esposa de Teodosio el Grande), con armadura aparece el político y militar romano Marco Furio Camilo, el legendario legislador Licurgo de Esparta y, finalmente, la profetisa Débora.


Los castigados y sus castigos

En las esquinas superiores del tapiz, fuera del edificio de la Justicia, se sitúan aquellos personajes castigados por su conocida maldad. En la esquina izquierda vemos representada la mitológica caída de Faetón. Éste, el caprichoso hijo del dios Apolo/Helios (el Sol), condujo el carro de su padre pero perdió el control y, como consecuencia, incendió la Tierra creando los desiertos. Concretamente, en el tapiz aparece el dios Júpiter castigando a Faetón, que vemos cayendo del carro al igual que los caballos del dios Apolo: el ardiente Flegonte (Pheson), el resplandeciente Aetón (Ethons), el ígneo Pioris (Pyrons) y Éoo (Eons), el amanecer. En la esquina superior derecha se recogen varios pasajes que ilustran el Hades, el infierno mitológico. Podemos ver al dios Júpiter castigando a Ixión, rey de Tesalia, que intentó seducir a Hera, la esposa del dios Zeus, quien observa el castigo desde una nube con su nombre inscrito en latín, Juno. La condena de Ixión aparece representada un poco más a la izquierda, donde le vemos desnudo atado a una rueda mediante serpientes. También aparecen las Danaides con sus jarros, las hijas del rey Dánao condenadas a llenar con agua un tonel que no tenía fondo, pues habían asesinado a sus respectivos maridos. El ciego rey Fineo condenado a que cada vez que iba a comer las Harpías (representadas como pájaros con cabeza humana) le quitaban la comida o se la llenaban de excrementos. Tumbado, con un ave devorándole el hígado, aparece el lujurioso Ticio, que recibió tal castigo por intentar violar a la diosa Artemisa. Y, finalmente, el soberbio, avaro y mentiroso Sísifo, condenado a subir una y otra vez una pesada piedra hasta la cima de una montaña para verla siempre caer. Estas escenas son observadas, desde un balcón del edificio de la Justicia por una mujer cuya inscripción dice Tiithea, que Delmarcel ha identificado como la mujer del bíblico Noé.


Leyendas

En la cenefa, de flores y frutos sobre fondo oscuro, intercalando formas metálicas, se disponen tres cartelas con inscripciones en latín. Los textos que se pueden leer en estas cartelas, de izquierda a derecha, dicen:

Motus ob audaces Phaetontis Juppiter ausus

Turbat in ultrices ora cadentis aquas

[Movido por los imprudentes intentos de Faetón

Júpiter lo desconcierta y lanza a las aguas vengadoras]

Cui pia supremi cure est cultura tonantis

Hunc beat eterna nobilitate Deus

[Aquel cuya piedad honra a Júpiter

El dios le bendice con la nobleza eterna]

Sisyphus Ixion Tityus Phineus Danai grex

Seva luunt iustis cirmina suppliciis

[Sísifo, Ixión, Ticio, Fineo y el grupo de Danaides

Expían sus crímenes salvajes con justos castigos]

En el campo del tapiz encontramos otras inscripciones. En la entrada izquierda del edificio hay un cartucho con la siguiente cita de Cicerón, extraída de su obra Las Leyes (Libro I, 28):

Nihil est profecto prestabilius qu[am] plane intelligi nos ad justicia[m] esse natos. Cicero

[Nada es en verdad más importante que ser entendido claramente que nosotros hemos nacido para la justicia]

En la entrada derecha del edificio, otro cartucho contiene una inscripción extraída del Antiguo Testamento, Salmos 106, 3

Beati qui custoduit indiciu et faciut justiciam omni tempore. Psal. CV.

[Dichosos los que guardan juicio, los que hacen justicia en todo tiempo]

Por ultimo, sobre el trono de la Justicia se puede leer:

Justis remuneror protejo bonos, castigo nocetes

[Premio lo justo, protejo lo bueno, castigo la maldad]


Serie Los Honores

Noveno paño de la serie

Modelo Cartonistas del círculo de Bernard van Orley y Jan Gossaert, llamado de Mabuse

Manufactura Pieter van Aelst, Bruselas, h. 1520

Composición Oro, plata, seda y lana

Medidas 495 x 840 cm

Situación Palacio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Procedencia Colección del emperador Carlos V

Exposición Sala de los Honores. Museo de Tapices

Patrimonio Nacional Inv. 10026282



VDC



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas