La Nobleza

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


La Nobleza

Este tapiz dedicado a la Nobleza sería el cuarto de la serie, el octavo según el programa iconográfico. En él podemos encontrar referencias explícitas a la dinastía de los Habsburgo y a la coronación del emperador Carlos V, que tuvo lugar en Aquisgrán el 23 de octubre de 1520. Dos grandes columnas separan el tapiz en tres escenas, cada una dedicada a un aspecto de la nobleza.



La Nobleza teológica

En la parte central del tapiz vemos un baldaquino que sujetan cuatro ángeles, en el que se puede leer la inscripción THEOLOGICA NOBILITAS, que nos sitúa en el tema representado: la Nobleza teológica, de origen divino. Este baldaquino separa dos escenas. En la parte inferior se ha representado la unción de David por el profeta Samuel, quien derrama las gotas de aceite por las que Dios nombra a David rey de Israel. Un grupo de personajes bíblicos, cristianos e históricos rodean al rey: el juez y guerrero hebreo Gedeón, la bíblica heroína y reina Esther, el héroe bíblico Judas Macabeo, Moisés, Abraham, el profeta Simeón y Santa Helena, madre del primer emperador romano cristiano Constantino. En la parte superior, en el interior de una orla de ángeles, la Virgen María es coronada como Reina del Cielo por la Santísima Trinidad. Ambas escenas aluden a la coronación de Carlos V como emperador, puesto que era el Papa el encargado de poner la corona imperial sobre la cabeza del elegido. En el caso concreto de Carlos V, el Papa Clemente VII le coronó en Bolonia el 22 de febrero de 1530. De esta forma, se pretende dar a entender que Carlos V fue elegido emperador por la Gracia de Dios.


La Nobleza natural

La parte izquierda del tapiz está dedicada a la Nobleza natural, como así nos indica la mujer que, en la parte superior, sostiene el cetro y la corona (NOBILITAS NATURALIS). La Nobleza natural es la adquirida por méritos propios, por la virtud personal y no por herencia. Junto a ella se encuentra el dios Apolo, símbolo aquí de la fortuna, sobre un monstruo de tres cabezas que representa el tiempo pasado, presente y futuro. Debajo encontramos a Trajano en su trono, la personificación de la Nobleza adquirida y de la Justicia. Trajano, el gobernante que es un juez justo, nos remite al tapiz anterior de la Justicia, como virtud real, en el programa iconográfico (el noveno según el catálogo de Patrimonio Nacional). A los pies de Trajano conversan dos personajes, Agatocles (quien a pesar de su origen humilde se convirtió en el tirano de Siracusa y, más tarde, en un justo rey) y, con armadura de guerrero, Marco Atilio Régulo, el cónsul romano de origen plebeyo. Junto a ellos aparecen el filósofo romano Marco Tulio Cicerón (símbolo de la lucha contra la dictadura) y Hortensia, la famosa oradora romana defensora de las mujeres. En la parte inferior se ha representado la embriaguez de Noé. Según la Biblia, después del Diluvio, Noé planto vides y se emborrachó con su fruto y quedó desnudo. Su hijo Cam se burló, mientras que sus otros hijos Sem y Jafet vistieron a su padre, cubriendo su desnudez. Este pasaje se incluye en el tapiz como la representación del respeto hacia los padres, como la enseñanza del respeto del nuevo emperador a sus antepasados. A la derecha de Noé aparece el profeta Tobías, símbolo igualmente del respeto a los padres, que mira la unción de David desde la columna.


La Nobleza civil

La parte derecha del tapiz está dedicada a la nobleza que se confiere por el consentimiento del pueblo: la Nobleza civil, que aparece personificada en la parte superior como una mujer que porta un cetro y el escudo imperial con el águila bicéfala. Debajo aparece la entrada triunfal en Egipto, en un carro tirado por dos caballos blancos, de José, símbolo de la sabiduría y la justicia real. Evidentemente, esta escena hace referencia a las entradas de Carlos V en las ciudades flamencas y alemanas en 1519 y 1520. Según Guy Delmarcel, en la parte inferior se ha querido representar la historia medieval del Caballero del Cisne de Brabante. En la parte izquierda vemos a Julio César entregar un escudo de armas a un joven llamado Brabo, quien sería el primer Duque de Brabante. En la parte central, el mismo Julio César ordena caballero a un joven llamado Octavio en presencia del rey Carlos y Svana, la joven que ofrece el collar de oro al joven caballero. Ambas escenas son un homenaje a Carlos V como Duque de Brabante (desde 1515) y cabeza de la dinastía de los Habsburgo tras la muerte de su abuelo Maximiliano I, quien aparece en el tapiz como el joven caballero Octavio.


Leyendas

En la cenefa, de flores y frutos sobre fondo oscuro, intercalando formas metálicas, se disponen tres cartelas con inscripciones en latín. Los textos que se pueden leer en estas cartelas, de izquierda a derecha, son:

Mens generosa, licet titulis non fulget avistis

Sepe refert gestis nomina clara probis

[El espíritu noble, aunque no brille por falta de títulos ancestrales,

Genera frecuentemente nombres famosos a través de sus virtuosas hazañas]

Cui pia supremi cure est cultura tonantis

Hunc beat eterna nobilitate deus

[Aquel cuyo más alto piadoso interés es honorar a la divinidad,

Es bendito por Dios con la eterna nobleza]

Regiaque ingenuis pietas insignibus ornat

Quemlibet, illustres ac habet inter heros

[La devoción prestada a las obligaciones reales otorga honores innatos

y sitúa entre los héroes ilustres]

Bajo la escena de la Coronación de María, una filacteria contiene la inscripción extraída del libro profético de Samuel (1 Samuel 2, 30), que en la Biblia católica del norte de Europa se corresponde, como se puede observar en la inscripción, al primer Libro de los Reyes:

Dicit Dominus, Quicumque me honoroficaverit glorficabo eum. Qui autem me contemmunt, erunt ignobiles. Primum Regum, cap. 20.

[Dice el Señor: Yo honro a los que me honran, pero los que me desprecian son humillados].

Otras dos pequeñas cartelas rematan las columnas que flanquean la escena central, hay sentencias de San Jerónimo y Horacio:

Suma apud deum nobilitas est clarum esse virtutibus. Hieronymus

[Ser famoso por las virtudes es la más alta nobleza a los ojos de Dios. Jerónimo]

Principibus placuisse non ultima laus est. Horatius

[Haber ganado la aprobación de los importantes no es la mayor alabanza alabanza. Horacio]

La cartela del dosel de Trajano en la escena lateral izquierda, contiene la inscripción:

Satius est me

Meis rebus gestis florere

Quam maiorum opnione

niti et vita vivere

ut sint posteris meis

[Es mejor vivir de mis propias hazañas

que depender de la reputación de mis ancestros,

y vivir de tal modo que mis acciones

pasen a mis descendientes]


Serie Los Honores

Cuarto paño de la serie

Modelo Cartonistas del círculo de Bernard van Orley y Jan Gossaert, llamado de Mabuse

Manufactura Pieter van Aelst, Bruselas, h. 1520

Composición Oro, plata, seda y lana

Medidas 500 x 860 cm

Situación Palacio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Procedencia Colección del emperador Carlos V

Exposición Sala de los Honores. Museo de Tapices

Patrimonio Nacional Inv. 10026278



VDC



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas