La decapitación de Holofernes

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


La decapitación de Holofernes
Holofernes, embriagado tras el banquete, quedó a merced de Judith, que aprovechó para decapitarle con su propio alfanje.

La heroína consiguió quedarse a solas con Holofernes en su tienda, tras el gran banquete que este había ofrecido. El exceso de vino –“Holofernes tendido sobre su lecho todo él bañado en vino”– hizo que el general asirio quedara a merced de Judith. Ésta aprovechó para decapitarlo con su espada, llevándose la cabeza, que entregó a su esclava, y cubriendo el cuerpo con las ropas del lecho (Judith 13, 1-10).

Como en los anteriores, en este tapiz se recoge la escena principal, el momento de la decapitación del general asirio, en un segundo plano, mientras que la mayor parte del tapiz aparece cubierta de escenas relativas a la vida en el campamento y a las tropas de Holofernes.


Serie Libro de Judith

(Séptimo tapiz de la serie)

Manufactura Países Bajos ¿Bruselas?, segunda mitad del siglo XVI

Composición Lana

Lugar Iglesia de San Nicolás (museo inaugurado en 2009)

Procedencia Iglesia de San Esteban



MAZ y JPM



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas