Lleida

De tapices
Saltar a: navegación, buscar

Lleida

Cataluña

Provincia Lleida

Municipio Lleida

Desde el Puig del Castell, cerro que se eleva sobre la llanura, las dos catedrales de Lleida destacan en estas tierras llanas e inabarcables de poniente de Cataluña: su Terra Ferma (Tierra Firme).



Los orígenes

Fueron los ilergetes, pueblo ibero, quienes fundaron hacia el s. V a.C. la ciudad de Ilerda, que siglos después fue testimonio de la infructuosa rebelión de los legendarios caudillos Indíbil y Mandonio contra la conquista romana. Ilerda fue también escenario de una batalla entre las legiones de los cónsules Julio César y Pompeyo el Grande, y luego municipio romano por concesión del emperador Octavio Augusto. Su obispado se remonta al año 417, poco antes de que fuera saqueada por el rey de los suevos, Requiario, en el año 449.


Del Islam a la cristiandad

Durante la dominación árabe se convirtió en un importante núcleo de la frontera septentrional de al-Ándalus: en el actual emplazamiento de la Seu Vella (la catedral vieja) fue erigida una mezquita (832), y entre 833 y 834 se reconstruyó su castillo, denominado de la Suda, destruido tras la incursión de 808-809 del rey de los francos Ludovico Pío. Tras la división del califato de Cordoba en 1031, se constituyó la taifa de Lleida, gobernada por el poderoso al-Must’ain, hasta que en 1102 fue conquistada por los almorávides.

En 1149 la ciudad fue tomada por los condes de Barcelona, Ramon Berenguer IV, y de Urgel, Armengol VI, pasando así a manos cristianas. Lleida recuperó su diócesis, y la mezquita de la Suda fue consagrada al culto cristiano. En 1150 Ramon Berenguer IV le otorgó carta de población, y en 1197, Pedro I de Aragón creó el Consulado, posterior Consejo General de La Paeria (germen del actual Ayuntamiento).

Durante el s. XIII fue erigida la Seu Vella, y a comienzos del siglo siguiente Jaime II de Aragón creó el Estudi General de Lleida, institución que durante siglos monopolizará la enseñanza superior en la Corona de Aragón. A finales del s. XIII y principios del XIV los tejidos leridanos se exportaban al resto de Cataluña, Aragón, Valencia y Marsella; sin embargo, el desarrollo portuario de Barcelona condujo a la decadencia industrial de la ciudad, cuya economía se orientará desde entonces a la agricultura.


La ciudad actual

Durante la Guerra de Sucesión la ciudad fue asediada en 1707, y más adelante se edificó una nueva catedral, la Seu Nova. Con la ocupación napoleónica, Lleida sufrió el saqueo y asedio del ejército francés: en 1812 se produjo la explosión del polvorín del castillo de la Suda. El ferrocarril de Lleida fue inaugurado en 1868, y en 1872 se derribaron las murallas; la ciudad comenzó a adquirir su imagen actual, con la sucesiva edificación de nuevos barrios, infraestructuras, edificios modernistas y novecentistas, así como vías de comunicación (autopistas, carreteras, ferrocarril de alta velocidad).


El patrimonio artístico

En arquitectura religiosa, los edificios más destacados son la Seu Vella y la Seu Nova. La Seu Vella está erigida sobre el Puig del Castell; es gótica del siglo XIII, con claustro y torre-campanario del siglo XIV. Consta de tres naves, crucero con cimborrio octogonal y ventanales góticos, y cabecera con cinco ábsides, el central mayor que los laterales; las cubiertas fueron concebidas con bóvedas de crucería, y en el s. XIV fueron añadidas tres capillas góticas. La decoración escultórica es de tradición toscana y tolosana (portadas), con notable iconografía vegetal, geométrica y fantástica. El claustro es de planta rectangular y grandes dimensiones, con ventanales que se abren al patio central y a la galería sur. El campanario, de planta octogonal, edificado en el ángulo SO. del claustro por Jaume Cascalls a partir de 1364, y concluido por el maestro Carlí en 1416.

La Seu Nova (s. XVIII), por su parte, fue la primera construcción neoclásica en Cataluña. Consta de tres naves, con pilares y capiteles de orden corintio y contrafuertes entre las capillas laterales; dispone de girola, crucero y fachada con escalinata, tres pórticos de medio punto, con dos torretas laterales unidas por una terraza con barandilla.

Cabe destacar también otros templos leridanos. Por ejemplo, la iglesia de Sant Llorenç (ss. XII-XV), románica, de una nave y ábside semicircular, ampliada en los ss. XIV y XV con dos naves laterales góticas, portada y campanario octogonal; la portada principal, a la que se accede por una escalinata, está protegida por un pórtico. Conserva retablos de piedra góticos; la imagen de la Mare de Déu dels Fillols, procedente del retablo mayor de la Seu Vella; el retablo de Santa Úrsula i les Onze Mil Verges, atribuido a Jaume Cascalls; y algunos sepulcros, como el del conde de Urgell. La iglesia de Sant Martí (s. XIII) es también románica, de una nave con bóveda apuntada y arcos formeros sostenidos por columnas con capiteles decorados con temas vegetales; fue ampliada con capillas góticas (ss. XIV y XV), y dispone de una portada románica trasladada desde el pueblo de El Tormillo (Peralta de Alcolea, provincia de Huesca). Otras iglesias destacables son las de Sant Ruf (románica, s. XIII), y las capillas de Sant Antoni Abat o de la Sang (s. XVIII), con portada renacentista, y de Sant Jaume (o de Santiago o del Peu del Romeu), gótica del s. XIV.

En arquitectura civil los edificios más destacados son el antiguo Hospital de Santa María y el Palacio de La Paeria. El Hospital de Santa Maria (ss. XV-XVI), es de estilo gótico; iniciado por Andreu Pi en 1454, fue concluido h. 1520 por el maestro de obras Jaume Borrell. Se trata de un edificio de planta cuadrada, con planta baja y dos pisos, organizado en torno a un patio central, con una galería de arcos apuntados que recorre los cuatro lados de la planta. El Palacio de La Paeria (s. XIII), es la sede del Ayuntamiento desde 1383. Está organizado alrededor de un patio central de planta cuadrada, con galerías de arco de medio punto en la planta baja y con ventanales triforados, también de arco de medio punto, en la planta noble, que se repiten en la fachada. La distribución del palacio es la misma que tendrán las casonas góticas catalanas de los ss. XIV-XV, pero en su configuración y decoración sigue las pautas de la tradición románica.

La fachada de la Palacio de La Paeria se debe en gran parte a la restauración neomedieval llevada a cabo por Ramon Argilés en 1927, y la fachada posterior fue remodelada en 1868, con un diseño neoclásico del arquitecto Agàpit Lamarca, que entre 1929 y 1930 volvió a ser modificado con el añadido dos pisos más. En una sala del Ayuntamiento se conserva el Retablo de La Paeria, procedente de la antigua capilla y ejecutado por Jaume Ferrer a mediados del s. XV. El sótano, formado por arcos apuntados, aloja el Museo Municipal.

Por lo que respecta a la arquitectura militar, destacan los restos del Castillo de la Suda. En 882, durante la ocupación musulmana de Lleida, el valí de los Banu Qasi erigió un castillo en la Roca Sobirana, uno de los tres roquedos existentes en el Puig del Castell. De la estructura originaria prácticamente no queda nada. En época del conde de Barcelona Ramón Berenguer IV (1131-1162), y de los reyes de Aragón Jaime I (1213-1276) y Pedro IV (1336-1387) fue ampliamente reformada; de las edificaciones de ese periodo sólo permanece un ala de la fortaleza (capilla real, con pinturas de Ferrer Bassa, destruida en 1812).

En el s. XVIII se levantaron cuatro baluartes y diferentes fortificaciones alrededor de la primitiva Suda, que dieron un nuevo aspecto al conjunto; todo el recinto estaba amurallado y se accedía a él por medio de un puente levadizo que atravesaba el foso. En 1812, durante la Guerra de la Independencia, la fortaleza fue utilizada como polvorín, y una explosión destruyó gran parte de las dependencias; conserva dos naves en ángulo, con bóvedas ojivales y torreones cuadrados al exterior; en el interior, muro con arcadas ciegas, sobre las que se sitúa una cornisa con arquillos lobulados, de influencia mudéjar. El Castillo de Gardeny (s. XIII), románico, y la Porta de l’Arc del Pont, resto de las antiguas murallas, de estructura neoclásica, completan la nómina de edificios de carácter defensivo que se conservan en la ciudad.


Información turística

Centre d’Informació i Reserves

Calle Major, 31 bis

25007 Lleida

Teléfono: 902 25 00 50

infoturisme@paeria.es

www.turismedelleida.com



FP



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas