Magón, mensajero de Aníbal, en Cartago

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


Magón, mensajero de Aníbal, en Cartago

Aníbal llevaba demasiado tiempo alejado de Cartago para que se conociesen sus triunfos. Sabedor de esto, una vez alcanzada la victoria de Cannas envió a su hermano Magón para que contase sus hazañas al Senado cartaginés.



Magón

Alcanzada la victoria de Cannas, Aníbal envió a su hermano Magón para que refiriese el triunfo al senado cartaginés, representado en el paño por nueve personajes que se muestran sorprendidos por la noticia y alzan sus manos en señal de alegría. Magón, de pie, lee solemnemente un pergamino del que pende un sello, documento oficial de la victoria. Para demostrar la veracidad de lo que expresaba, ordena bajar de un camello un cofre que un guerrero abre delante de los senadores, ante el asombro de éstos al ver que estaba lleno de los anillos arrancados a los romanos.


Tito Livio

Este acontecimiento lo recoge Tito Livio en el Libro III de su Tercera Década: “Y para que diesen fe a cosas tan alegres [Magón] mandó derramar en la entrada de la puerta de la corte los anillos de oro, los cuales fueron tantos que algunos dijeron que fueron tres celemines y medio. La fama que es más conforme a la verdad, predica y afirma que no fueron más de un celemín. Y Magón añadió más de lo que era a sus palabras, porque pareciese mayor el estrago de los romanos, porque entonces solo los caballeros, y de aquellos solo los principales, llevaban esta señal de oro”.


Romanos y cartagineses

Cannas había sido una victoria extraordinaria, pero a la postre fue insuficiente. Los cartagineses fueron expulsados de Italia y finalmente vencidos. Años después de nuevo empezaron las hostilidades y los romanos decidieron acabar de una vez por todas con la ciudad, de manera que en 146 a. C. Cartago fue destruida hasta los cimientos y el territorio se sembró de sal para eliminar cualquier rasgo de viva.


Cristianos y musulmanes

En el siglo XVI, cuando se realizaron estos tapices, junto a las ruinas de la ciudad fenicia había una población (la actual Túnez), no de cartagineses sino de musulmanes, enemigos irreconciliables de los cristianos, como los cartagineses de los romanos. El autor de los cartones tuvo esto en cuenta, pues presenta a los senadores tocados con turbante musulmán. Celebraban la victoria, pero a la postre perderían la guerra y la ciudad, tal como había ocurrido en 1535, cuando Carlos V tomó primero La Goletta y después Túnez. Esta hazaña se recogió en la serie de tapices conocida como la Jornada de Túnez, conservada en Patrimonio Nacional.


Leyenda

EXCIPIT APPLAVSV POPVLVS CATHAGINIENSIS / SEVO QVAS PREDAS AVSPICE MARTE TVLIT (El pueblo cartaginés recibe con aplauso el botín ganado bajos los auspicios del belicoso Marte).


Serie Quinto paño de los conservados de La Historia de Aníbal

Modelo Maestro anónimo de los Países Bajos

Manufactura Talleres de Bruselas, c. 1570

Composición Lana y seda, 6,5/7 hilos por cm

Medidas 344 x 404 cm

Situación Catedral de Zamora

Procedencia En la catedral desde el siglo XVII

Exposición Museo catedralicio



MAZ



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas