Museo Diocesano, Albarracín

De tapices
Saltar a: navegación, buscar

Museo Diocesano, Albarracín

La ciudad de Albarracín fue erigida en sede de una diócesis en 1172, cuatro años antes de que cayera en manos cristianas. Poco después comenzaban las obras de su catedral, cuyo Palacio Episcopal, del siglo XVIII, es el que alberga el Museo Diocesano.



Pza. del Palacio, s/n

Horarios de visita Lunes a viernes: 10:30-14:00 y 16:00-18:30. Sábado: 10:30-14:00 y 16:00-19:00. Domingo: 10:30-14:00.

Tarifas Normal (2,50€), Especial (2€). Tarifa Especial para clientes de establecimientos colaboradores y grupos de más de 20 personas.

Teléfono 978 71 00 93

Fax 978 70 04 23

Email fsmalbarracin@aragon.es

http://fundacionsantamariadealbarracin.com/de-caracter-museistico/museo-diocesano


La catedral del Salvador

Las obras de la catedral del Salvador comenzaron al despuntar el siglo XIII, aunque su actual aspecto corresponde básicamente a la gran remodelación llevada a cabo en el siglo XVI, que transformaron casi por completo su aspecto originario. Es un edificio de una sola nave cubierta por bóveda de crucería estrellada y unas capillas-hornacina de tipo renacentista entre los grandes contrafuertes. La torre fue construida a finales del s. XVI y en su base se encuentran empotradas algunas inscripciones romanas y un relieve que representa una pátera y un simpulo, restos de monumentos funerarios. La capilla principal y su altar datan de 1533. El altar mayor es una de las obras más importantes de la imaginería renacentista aragonesa. Fue esculpido por Cosme Damián a partir de 1566 mientras que el dorado se hizo en 1681.


El Palacio Episcopal

En efecto, el Museo Diocesano (o Catedralicio) de Albarracín se encuentra ubicado en el Palacio Episcopal, edificio anexo a la catedral del Salvador. Se accede a él, precisamente, por la escalinata principal de la catedral, a través del claustro de traza románica. Lo más destacado del edificio es la capilla barroca del Obispo, y su fachada, del mismo estilo barroco. Entre sus salas, que sirven como expositores de las colecciones del museo, cabe mencionar también la primera sala de Mayordomía, la antesala y salón del trono, el oratorio, la antecapilla del Obispo y su biblioteca-alcoba, o el comedor, vajillero y cocina. La restauración que de sus dependencias se llevó a cabo a principios de los años noventa del pasado siglo fue reconocida en 1995 con el “Premio Europa Nostra”.


El Museo Diocesano

Antes en la sala capitular, y ahora en el Palacio Episcopal, se encuentra el Museo Diocesano, en el que merece especial interés la colección de tapices flamencos del s. XVI, que narran la bíblica historia de Gedeón. En el museo se guarda también una cruz parroquial del pueblo de Noguera con esmaltes de los siglos XI y XII; un portapaz de oro con incrustaciones de piedras, atribuido a Benvenuto Cellini; alhajas de interés, entre las que sobresale una naveta para incienso esculpida en cristal de roca en forma de pez, del s. XVI; un esenciero de plata con nielados dorados, de la época visigoda, que es considerada como una de las joyas del arte hispano-musulmán, y varios cálices de indudable calidad. También posee una colección de pintura, escultura y orfebrería.



FP



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas