Pastrana

De tapices
Saltar a: navegación, buscar

Pastrana

Castilla-La Mancha

Provincia Guadalajara

Municipio Pastrana

La Villa Ducal de Pastrana, capital de la histórica comarca de La Alcarria, constituye un espléndido conjunto histórico-artístico muy bien conservado.



Los orígenes

El origen de la villa alcarreña de Pastrana puede remontarse a la Paterniana romana, si bien la primera noticia documentada corresponde a la Pastrani visigoda citada por el rey visigodo Wamba (672-680) cuando confeccionó la delimitación de las diócesis cristianas. No obstante, su historia bien conocida arranca de Alfonso VII de Castilla, quien en 1174 donó la aldea de Pastrana a la Orden de Calatrava. Perteneció a esta orden militar hasta 1541, fecha en la que Carlos I la apartó de la orden y la concedió a Ana de la Cerda, viuda de Diego de Mendoza, conde de Mélito. Años después, en 1562, Felipe II concedió a Ana de Mendoza, la legendaria princesa de Éboli —que pasó sus últimos años de vida recluida en su palacio ducal de Pastrana—, y su marido, Ruy Gómez de Silva —consejero, valido y amigo personal del rey—, el título de duques de Pastrana —de entonces proviene su apelativo de ‘Villa Ducal’.

Aquellos años a caballo entre el Renacimiento y el Siglo de Oro fueron de verdadero esplendor, gracias a la labor de los nobles señores de la villa, a la visita de la mística Teresa de Jesús, que fundó conventos en ella, y a la instalación de sederías trabajadas por moriscos traídos de Andalucía, que se establecieron en el actual barrio del Albaicín.

Su declive comenzó en el siglo XVIII, con el traslado de la residencia de los duques a Madrid. Convertida en villa plenamente rural, fue el escritor Camilo José Cela, Premio Nobel de Literatura, quien volvió a hablar de la villa en su conocida obra Viaje a la Alcarria. En la actualidad, el nombre de Pastrana resurge al calor de su pasado artístico y cultural.


Los lugares de interés

Su casco urbano histórico, que conserva el trazado medieval, alberga un nutrido conjunto de edificios de indudable calidad artística. Podemos citar, por ejemplo, el Palacio Ducal, erigido a mediados del s. XVI; de planta rectangular, destaca su portada renacentista. La colegiata e iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción (siglos XVI-XVII), adosada a la primitiva iglesia gótica de la Orden del Temple alberga en su cripta-panteón los restos mortales de los duques de Mélito y de Pastrana, así como el Museo de los Tapices, con colecciones de arte sacro y la serie de seis tapices flamencos que le da nombre.

El convento de Franciscanas Concepcionistas (siglo XVI, reconstruido en el siglo XVII en estilo barroco) y el convento del Carmen (siglo XVI) fueron fundados por santa Teresa de Jesús; el segundo alberga un curioso Museo de Historia Natural de Filipinas (o Museo de Ciencias) y el Museo Teresiano (o Museo Carmelitano y de Arte Sacro), dedicado este último a la santa fundadora y también al otro gran santo y escritor místico, san Juan de la Cruz, que también pasó por esta villa. Cabe mencionar también el colegio de San Buenaventura (siglo XVII), del que se conserva la fachada barroca y un patio interior; los restos del antiguo castillo y murallas edificados por la Orden del Temple; el peculiar trazado urbanístico del antiguo barrio del Albaicín y el conjunto de palacios y casonas solariegas blasonadas de los siglos XVI-XVII.


Las fiestas y los festivales

Un buen momento para visitar la Villa Ducal es coincidiendo con sus festividades más señaladas. Por ejemplo, el Festival Ducal, ambientado en época medieval y renacentista, que se celebra a mediados de julio, en torno a la festividad de la Virgen del Carmen (el día 16). También celebra fiestas en honor de San Sebastián, el 20 de enero; de Nuestra Señora de la Asunción, el 15 de agosto, y de Santa Teresa, el 15 de octubre.


Información turística

Oficina Municipal de Turismo

Plaza de la Hora, s/n

19100 - Pastrana

Teléfono: +34 949 370 672

oficinadeturismo@pastrana.org



FP



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas