San Jerónimo penitente, o San Jerónimo en el desierto

De tapices
Saltar a: navegación, buscar


San Jerónimo penitente, o San Jerónimo en el desierto
Este paño de devoción fue encargado y designado para utilizarse en una capilla privada u oratorio. No forma parte de una serie, sino que fue confeccionado como un paño independiente. Los tapices se manufacturaban para ser transportables, para que pudiesen viajar junto a sus privilegiados poseedores. Al igual que los reyes y príncipes, este magnífico paño y, en general, los tapices se trasladaban de un palacio a otro: se doblaban, se transportaban y se colgaban en nuevos lugares.

San Jerónimo y el león

San Jerónimo, uno de los cuatro Padres de la Iglesia, aparece representado en un paisaje con árboles y acompañado por un león. El santo está venerando una pintura de la figura de Cristo Crucificado. El anciano se ha despojado de su casulla y capelo de cardenal, homenajeando a Cristo, y muestra su penitencia golpeándose en el pecho con una piedra. En este paño, San Jerónimo aparece representado como cardenal y doctor de la Iglesia, ya que fue uno de los traductores de la Biblia. Concretamente, se ha escogido el momento en que el santo se retiró como eremita en el desierto, cerca de Antioquía, pero se muestra con sus ricas ropas eclesiásticas en lugar de aparecer como un ermitaño semidesnudo, vistiendo el cilicio, una camisa áspera de pelo.


¿Un patrón Habsburgo?

El patrón que encargó este paño debió ser una persona culta, devota al santo. Las monarcas y príncipes de las cortes portuguesa y española eran devotos de la Orden Jerónima, que se había establecido en la Península Ibérica. Varios miembros de la dinastía de los Habsburgo, quienes habían adquirido lujosos y carísimos tapices en Bruselas, podrían haber encargado este tapiz, tales como Juana I de Castilla, el emperador Carlos V o Margarita de Austria. El paño aparece por primera vez mencionado en 1539, en una lista de objetos y tapices devocionales donados por Felipe II a la Iglesia Vieja de El Escorial, en la que aparecía descrito de la siguiente manera: “San Jerónimo en la penitencia, con el capelo y sombrero colgado de un tronco de un árbol, y un león a los pies”. Posteriormente este tapiz aparece en la documentación como “paño suelto”.


Un misterio

Desconocemos quién encargó este paño, ni tampoco tenemos información sobre su concepción, producción y manufactura. A pesar de que no conocer la identidad de su diseñador, podemos encontrar similitudes estilísticas entre este paño y las pinturas y miniaturas de libros de la escuela de Brujas producidas en las primeras décadas del siglo XVI. El artista que dibujó el cartón seguramente se habría formado en el círculo de Hans Memling o en el entorno de Gerard David. En este tapiz se puede apreciar la influencia de Memling en la ejecución del paisaje en vivos colores, mostrando un tipo de desierto arbolado típico del Renacimiento del norte de Europa y del arte Flamenco de hacia 1500. El bosque simboliza el sufrimiento religioso del santo penitente. Las granadas, símbolos de la eternidad, cuelgan del árbol en el que está también clavada la pintura de Cristo crucificado. A los pies del árbol se sitúan unos ciervos, símbolos de los doce apóstoles. La lechuza, en el árbol situado a la izquierda, simboliza la sabiduría. En el fondo, una escena nos muestra a San Jerónimo sacando una espina de la garra del león. Con seguridad, este paño data de las dos primeras décadas del siglo XVI, aunque la iconografía y el estilo se remontan a los tapices producidos a finales del siglo XV.


La cenefa

La cenefa está decorada con rectángulos que contienen guirnaldas de flores, entre los que se insertan secciones cuadradas en las que están tejidas pequeñas flores azules. Es importante destacar la meticulosa ejecución de todos los detalles del tapiz: las flores, los animales y la arquitectura del fondo.


Referencias

P. Junquera de Vega y C. Herrero Carretero, Catálogo de Tapices de Patrimonio Nacional. Volumen I: Siglo XVI, Madrid, 1986, p. 33.

I. van Tichelen, “St. Jerome Penitent”, en Tissus d’Or. Tapisseries Flamandes de la Couronne Espagnole, Malinas, 1993, pp. 27-31.

A. Jordan, “Tapestry”, Museu de Lamego. Guide, Lisboa, 1998, pp. 33-45.

C. Herrero Carretero, Tapices de Isabel la Católica. Origen de la colección real española, Madrid, 2004, pp. 67-69 y p. 120.

F. Checa, Tapisseries Flamandes pour les Ducs de Bourgogne, L’Empereur Charles Quint et le Roi Philippe II, Bruselas, 2008, pp. 88-94.


Modelos Cartón atribuido al círculo de Hans Memling (h. 1433-1493) o Gerard David (h. 1450-1523)

Manufactura Taller desconocido, posiblemente taller de Pieter van Aelst (o van Edingen). Bruselas, h. 1510-1520

Composición Seda y lana

Medidas 290 x 275 cm

Situación Palacio de La Granja de San Ildefonso, Segovia

Procedencia Mencionado en la colección de Felipe II

Exposición Museo de Tapices

Patrimonio Nacional Inv. 10026285



AJG



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas