Serie Dosel de Carlos V (Baldaquino de Margarita de Austria)

De tapices
Saltar a: navegación, buscar

Serie Dosel de Carlos V (Baldaquino de Margarita de Austria)
Estos tapices más conocidos como el Baldaquino de Margarita de Austria, y después como el Dosel de Carlos V, fueron encargados por Margarita de Austria, regente de los Países Bajos y tía del emperador. Un baldaquino es un dosel de estrado, una pieza de suntuosa tela que se dispone sobre un trono o altar para honrar a un rey o prelado que se sienta bajo ella. Este baldaquino encargado por Margarita de Austria, hecho de carísimos tapices, es la máxima expresión de la elegancia de la corte de Malinas.

El enlace entre el emperador Maximiliano I y María de Borgoña, en 1477, unió la corte borgoñona con la casa de Habsburgo yrepresentó la alianza dinástica más importante de finales de la Edad Media. Su hija Margarita de Austria, quien asumió la regencia de los Países Bajos en 1506 y hasta su muerte en 1530, estableció su residencia en Malinas (Mechelen), transformando esta ciudad en el centro cultural y artístico del norte de Europa.


Margarita, archiduquesa de Austria, una de las coleccionistas más importantes de principios de Renacimiento, creó una impresionante colección que unía dos tradiciones: la schatzkammer, o tesoro tardomedieval en el que se recogían las grandes colecciones de sus antepasados borgoñones, y la kunstkammer renacentista, un gabinete de arte que incluía pinturas, esculturas y preciosos tapices flamencos.


La archiduquesa se casó en segundas nupcias con el príncipe Juan, el heredero de los Reyes Católicos, en 1497, lo que permitió a Margarita conocer el esplendor de la corte castellana. La necesidad de mostrar la magnificencia y el poderoso gobierno de la Reina Católica se plasmó en su colección de pinturas flamencas y, especialmente, en su extensa colección de tapices, que comprendía más de 300 paños. Como patrona artística, Isabel realizó encargos que reflejaban su firme sentido de la dinastía y de la continuidad dinástica. Los dos años que Margarita de Austria pasó en España fueron un momento decisivo para el desarrollo de su gusto personal y su actividad como coleccionista. Los estrechos lazos que mantuvo Margarita con la corte española y el ejemplo que recibió de Isabel la Católica reafirmaron la dirección que tomaría su patronazgo cortesano en los Países Bajos, a partir de 1507. Margarita abandonó España llena de regalos de los Reyes Católicos, la mayoría de ellos fueron tapices flamencos que formaron parte del núcleo de su posterior colección.


Los inventarios de Margarita de Austria (fechados en 1516, 1523-24 y 1530) documentan los tapices que heredó de los duques de Borgoña, los quince paños que le regalaron en la corte española y otros que ella encargó específicamente para decorar su residencia en Malinas. Durante el periodo en el que ejerció la regencia de los Países Bajos, Margarita comenzó a encargar tapices en los distintos centros tapiceros de Flandes. Muchos de estos paños fueron colgados en su dormitorio y otras habitaciones de sus aposentos en el palacio que ella había construido. Este palacio, conocido en la época como el Palacio de Saboya, fue uno de los primeros palacios renacentistas del norte de Europa. Al final de su vida, Margarita poseía unas 130 series de excelentes tapices.


Esta serie de tres tapices más conocidos como el Baldaquino de Margarita de Austria, posteriormente como el Dosel de Carlos V, fue un encargo realizado por ella, durante su regencia, al tapicero de Bruselas Pieter de Pannemaker, su tapicero personal, y al menos conocido tejedor de Malinas Julien Portois, quien se encargó de manufacturar el tercer paño (“La Despedida de Cristo”). El Baldaquino se realizó como parte de La Pasión de Cristo, otra serie de tapices que comprendía cuatro paños que también se conocen como La Pasión Cuadrada o La Pasión de Margarita y que, actualmente, pueden visitarse en el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso. Todos estos paños de devoción, las dos series de tapices, fueron encargados por Margarita para decorar sus habitaciones y su capilla privada y aparecen en el inventario del palacio que se realizó en 1523.


Ambas series, La Pasión Cuadrada y este Baldaquino, representan una nueva tendencia en el encargo de tapices que se inicia en 1515, cuando aumentó la demanda de paños devocionales de menor tamaño en lugar de los enormes tapices panorámicos. A partir de ese momento se pusieron de moda estos tapices de menor tamaño que estaban tejidos específicamente para el uso privado de sus privilegiados patrones y coleccionistas, para ser colgados en espacios más íntimos. Ambas series son extraordinarios ejemplos de este estilo de transición. Los refinados efectos de sombreado se obtuvieron mediante el tinte de los hilos, implementándose el uso de la lana en líneas verticales para dar a las figuras más volumen y tridimensionalidad. Este Baldaquino de Margarita de Austria marca el inicio de un nuevo estilo renacentista, en el que se puede ver la influencia de artistas como Rafael, Durero y Lucas Cranach.


Igualmente encontramos en esta serie el impacto de la forma de religiosidad más personal conocida como la “devoción moderna” (Devotio Moderna), que influyó en la corte de los Habsburgo en los Países Bajos gracias a las obras de Erasmo de Rotterdam. Este movimiento espiritual se originó a finales de la Edad Media y enfatizaba una relación más directa y personal con Dios. Los practicantes de esta forma de religiosidad subrayaban la vida interior del individuo y promovían la meditación y el rezo en concordancia con los preceptos individuales más que con las directrices de la Iglesia.


La forma casi cuadrada que se adoptó para el Baldaquino y La Pasión Cuadrada permite al espectador comprometerse espiritualmente con las escenas religiosas tejidas, en las que las figuras se disponen muy cerca del primer plano y sumergen al espectador en la imagen. La vida de Cristo y los misterios de la Redención fueron los temas favoritos para estos nuevos tapices. Con la implementación de este nuevo estilo, paños tejidos para capillas privadas que imitaban las pinturas religiosas, los propietarios podían sentir empatía con el sufrimiento y la Pasión de Cristo.


Referencias

P. Junquera de Vega y C. Herrero Carretero, Catálogo de Tapices del Patrimonio Nacional. Volumen I: Siglo XVI, Madrid, 1986, pp. 45-48.

A. Jordan Gschwend, "Mujeres mecenas de la Casa de Austria y la infanta Isabel Clara Eugenia", en El arte en la corte de los Archiduques Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia (1598-1633): un reino imaginado, Madrid, 1999, pp. 118-138.

C. Herrero Carretero, Tapices de Isabel la Católica. Origen de la colección real española. Tapestries of Isabella the Catholic, Madrid, 2004, pp. 59- 69 and pp. 111-113.

F. Checa, Tapisseries Flamandes pour les Ducs de Bourgogne, L’Empereur Charles Quint et le Roi Philippe II, Bruselas, 2008, pp. 86-95.

D. Eichberger, “Margarita de Austria y la documentación de su colección de Malinas”, Fernando Checa, coord., Los inventarios de Carlos V y la familia imperial / The inventories of Charles V and the Imperial Family, Madrid, 2010, pp. 2337-2349.

D. Eichberger, “Margaret of Austria’s Treasures. An early Habsburg Collection in the Burgundian Netherlands”, en Fernando Checa, ed., Museo Imperial. El coleccionismo artístico de los Austrias en el siglo XVI, Madrid, 2013, pp. 71-80.

G. Delmarcel, The Passion Tapestries of Margaret of Austria (c.1518-1524) - New Data and Documents (después de 2005)



Serie Dosel de Carlos V (Baldaquino de Margarita de Austria)

Modelos Bernard van Orley (1491-1542)

Manufactura Pieter de Pannemaker, Bruselas, 1518-1524

Materia Oro, plata, seda y lana

Lugar Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

Procedencia Colección de Margarita de Austria, heredado por Carlos V en 1530



AJG



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas