Serie Trabajos de Hércules

De tapices
Saltar a: navegación, buscar

Serie Trabajos de Hércules
De estos Trabajos de Hércules se exponen seis paños en el Palacio Real de Madrid, una serie que originalmente contaba con doce piezas. Estos tapices fueron adquiridos por la reina María de Hungría, hermana de Carlos V y gobernadora de los Países Bajos, en 1535. Pagó por ellos 1.512 libras al tapicero y comerciante Willem Dermoyen. En 1558, cuando la reina María de Hungría falleció, los tapices fueron heredados por su sobrina, la princesa Juana de Portugal. Finalmente, cuando la princesa falleció en 1573, acabaron en la colección de su hermano, el rey Felipe II.

Manufacturados en lana y seda, los seis tapices de Madrid forman la serie más antigua conservada de las que se tejieron sobre los trabajos que se vio obligado a realizar Hércules. Hasta 1751 se documenta la existencia de los doce paños que conformaban la colgadura, pero en aquel año cuatro tapices estaban tan deteriorados que se desecharon. Igualmente, en una fecha sin determinar, otros dos paños más de la serie corrieron la misma suerte. De esta manera, solo se han conservado seis tapices, la mitad de la colgadura, hasta nuestros días.

Hércules, Heracles en griego, era hijo del dios Zeus y la mortal Alcmena. La celosa mujer de este dios griego, la diosa Hera, decidió castigar al hijo de su adúltero esposo provocándole un ataque de locura. De esta forma, Hércules acabó con la vida de sus hijos y dos de sus sobrinos. Cuando recobró la razón se apartó del mundo hasta que el oráculo de Delfos le requirió que realizase los diez trabajos que le impuso Euristeo, su odiado enemigo. Hércules comenzó la penosa tarea acompañado, a veces, por su sobrino Yolao. Esto supuso que el número de trabajos se aumentase en dos, hasta doce, pues Euristeo no aceptó que contase como trabajos cumplidos ni la muerte de la hidra de Lerna, ya que le ayudó su sobrino, ni el de la limpieza de los establos de Augías.

Entre los episodios que no forman parte de los seis paños conservados, se encuentra estos dos anteriormente mencionados, así como el león de Nemea, el jabalí de Erimanto, la cierva de Cerinea, el cinturón de Hipólita ni los bueyes de Gerión.

Los episodios y tapices que han llegado a nuestros días son: las aves del lago Estínfalo, el toro de Creta, las yeguas de Diomedes, el jardín de las Hespérides y el Cancerbero. A estos hay que sumar el paño Hércules y Anteo, que no es propiamente uno de los trabajos impuestos por Euristeo.

María de Hungría compró los paños a Willem Dermoyen, aunque se quiso ver el monograma que aparece en algunos paños como de Jan Ghieteels. Los Reyes Católicos tuvieron paños con la historia de Hércules, personaje que encarnaba la virtud. Los miembros de la Casa de Austria llegaron a identificarse con el héroe hasta el punto de que, en ocasiones, la propaganda se refería a Carlos V como al “Hércules hispano”. No obstante, la serie no alude de manera directa a los Habsburgo, de lo que se deduce que su adquisición se llevó a cabo cuando la serie estaba concluida.


Referencias

P. Junquera de Vega y C. Herrero Carretero, Catálogo de tapices del Patrimonio Nacional. Volumen I: Siglo XVI, Madrid, 1986, pp. 155-162.

G. Delmarcel, Flemish Tapestry, Nueva York-Londres, 1999, p. 364-365.

F. Checa, Tapisseries flamandes. Pour les ducs de Bourgogne, l’empereur Charles Quint et le roi Philippe II, Bruselas, 2008. (Ed. en español, Tesoros de la Corona de España. Tapices flamencos en el Siglo de Oro, Bruselas, 2010), p. 194.


Serie Trabajos de Hércules

Modelos Desconocido

Manufactura Willem Dermoyen, Bruselas, c. 1528

Composición Seda y lana

Lugar Palacio Real de Madrid

Procedencia En la colección real desde Felipe II



MAZ



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas