Técnica y manufactura

De tapices
Saltar a: navegación, buscar



Briseida devuelta a Aquiles por Néstor.
Cartón para tapiz de Rubens sobre el mito de Aquiles. Última de las series de tapices que diseñó a lo largo de su vida.
Museo Nacional del Prado, Madrid, España.

Técnica y manufactura

La técnica es, en teoría, simple. Se necesita un telar, que puede ser de dos tipos: horizontal, llamado de bajo lizo, o vertical, de alto lizo. En ambos casos el telar tiene dos cilindros entre los cuales se disponen fuertes hilos, generalmente de lana, en paralelo y próximos entre sí. Esto es lo que se conoce como la “urdimbre” y su longitud determina la anchura del tapiz, mientras que el espacio que ocupa la urdimbre en los cilindros es la altura del paño. Sobre esta base los tejedores pasaban transversalmente, arriba y abajo consecutivamente, hilos coloreados más finos, que podían ser de lana, seda y con frecuencia de plata y oro. Esta parte, que es el aspecto visible del tapiz, se conoce como la “trama”. Sin embargo, a pesar de su aparente facilidad, confeccionar un tapiz suponía una extraordinaria labor que se llevaba a cabo en talleres altamente especializados y comportaba un coste muy elevado.

Para manufacturar un paño era necesario partir de un modelo. Este disegno, o petit patron, era un dibujo a escala reducida que generalmente no estaba coloreado y que a veces se precedía de un simple boceto. Aceptado por parte del comitente, el pintor, frecuentemente con la ayuda de su taller, realizaba el “cartón”. Su nombre hace relación al soporte –papel– sobre el que se trasladaba el modelo, que se coloreaba y era del mismo tamaño que iba a tener el tapiz. Sobre el cartón trabajaban directamente los liceros o tejedores. Como estos tejían por el envés, la imagen que aparecía en el cartón colocado bajo la urdimbre en los telares de bajo lizo se invertía, algo que tenían en cuenta los pintores a la hora de realizar sus dibujos.

No ocurría así en los telares verticales, pues no se trabajaba directamente sobre el cartón, sino que éste se reflejaba en un espejo que miraba el tejedor. Al producirse una doble inversión de la imagen, el tapiz repetía la disposición original.


Miguel Ángel Zalama


Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas